Skip to main content
tratamiento legionella

¿Que es la Legionella? – Causas y tratamientos

¿Que es la Legionella?

La legionella, también llamada legionela o legionelosis es una enfermedad pulmonar causada por una bacteria, la cual produce una neumonía con alta fiebre en la mayoría de los casos. Es comúnmente conocida como la enfermedad del legionario, debido a a que el primer brote de esta enfermedad fue detectado en una Convención de la Legión Americana en el año 1976. Además de la alta fiebre nombrada, causa diarreas, dolores musculares o incluso dificultades respiratorias.

Sin duda alguna entre todos los tipos de esta bacteria, la que causa más problemas es la conocida como Legionella Pneumophila, la cual es la causante de un 90% de los casos de contagio. Este microorganismo suele habitar en aguas a temperatura cálida y si está estancada, con más razón.

Con el paso del tiempo esta bacteria fue adquiriendo una resistencia sorprendente a otros hábitats diferentes a los que ocupa de manera natural. Por esa razón cada vez es más común encontrarla en establecimientos frecuentados por los humanos, como pueden ser grandes superficies de hospitales (aires acondicionados) o en baños públicos, jacuzzis o aguas termales artificiales. Por esa razón localizaciones como estas si no han sido controladas por empresas que ofrecen servicios como el de Desinfecciones Exterminator pueden suponer focos de un contagio.

 

legionella tratamiento

 

Una vez que se han manifestado los síntomas anteriormente nombrados es interesante acudir al médico para prevenir cualquier tipo de problema. En muchos casos pueden estar causados por otras razones, pero todo sistema de prevención es importante.

Tratamiento de la legionella

Si finalmente ha sido contagiado por la Legionella, normalmente se recetarán antibióticos (azitromicina o levofloxacino) entre otros,siendo los nombrados los más eficaces según los estudios de científicos especializados.  Su eficacia radica en su mayor penetración en las células donde se encuentra la bacteria. En un caso normal este tratamiento duraría de siete a diez días, aunque puede ampliarse dependiendo del paciente.

Es importante destacar que hay que tratar la enfermedad en cuanto se padece, consiguiendo en estos casos resultados excelentes y eliminando así por completo todas las dolencias causadas. Por contraposición, si se deja estar, esta enfermedad puede ser mortal, sobretodo para personas con otras enfermedades o que sufrieron algún tipo de infección.

No dudes acudir a tu especialista si tienes alguno de los síntomas para quitarte de dudas y procura frecuentar lugares que cumplan los protocolos de prevención y higiene necesarios para que la Legionella no esté presente en sus instalaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *